Musicofilia

Oliver Sacks sacó a finales del año pasado el libro “Musicophilia” donde describe casos de personas que tras lesiones cerebrales ven alterada su percepción de la música o cómo la música ha ayudado a su recuperación o a su calidad de vida. Todavía no lo he leído pero estoy a punto de hacerlo.

La música actúa sobre el Sistema Nervioso Central aumentando los niveles de endorfinas y de neurotransmisores como la dopamina, la acetilcolina y la oxcitocina, y activa áreas cerebrales relacionadas con los circuitos de placer/recompensa como son la amígdala, el córtex prefrontal o el orbitofrontal.

A nivel instrumental, la música actuaría como un proto-lenguaje, es decir, como un medio para comunicarnos y relacionarnos, de hecho se considera una habilidad humana previa al lenguaje posible gracias al desarrollo evolutivo del cerebro humano, y más concretamente de las conexiones corticales motoras.

Desde mi punto de vista, sea por su capacidad rítmica, activando o sincronizando secuencias como la marcha, sea por su aspecto emocional, facilitando la expresión emocional o las reminiscencias, o por su vertiente más puramente cognitiva, fomentando la atención y procesos de memoria, no tengo dudas que la música ayuda a la rehabilitación de los pacientes.

Para saber más: clica aquí, aquí, o aquí

Si te apetece puedes compartirlo en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Posts similares